jueves, 15 de noviembre de 2007

Un hombre malhumorado


Mi abuelo me enseñaba que la Teletón es lo peor del espíritu chileno. Nunca se ha visto, decía el abuelo, un desfile de mediocridad y mal gusto que se compare a ese espectáculo grotesco. El abuelo siempre me pareció una persona resentida y amarga, pero lo que decía con respecto a la Teletón me parecía acertado. Cuando era adolescente mis compañeros decían que no había forma de que Mario Kreutzberger aguantara las 27 horas animando sin pegarse en la pera, y yo estaba de acuerdo. No creo que Mario Kreutzberger aguante las 27 horas animando sin pegarse en la pera. Y eso está bien, porque Mario lo hace todo por los niños. Gasta su plata por los niños y utiliza su ilimitado poder en favor de los niños, y si se pega en la pera será por el bienestar de los niños. Mi abuelo decía que para la teletón jamás daría su dinero ganado en el negocio de los muebles antiguos, que antes lo pillaban muerto. Y yo he seguido los postulados de ese viejo mezquino en lo que a la Teletón respecta. A mi abuelo no le importaban los niños discapacitados. A mi tampoco. Mi abuelo incluso se burlaba de ellos y les decía tullidos. Yo no les decía tullidos porque me parecía innecesario, pero igual a veces coreaba la canción que cantaban mis compañero en el colegio: " yo no tengo manos ni tampoco tengo pies". Me parecía una canción muy graciosa y en ciertos aspectos tierna. No creo que un discapacitado se enoje por eso. Tendrían que ser muy tontos graves los discapacitados para enojarse por eso. Cuando jugábamos dominó con el abuelo y él tenía cáncer, el abuelo aprovechaba el tiempo que le quedaba en aclararme algunos aspectos de la Teletón. Representaba la cursilería intrínseca e insobornable del chileno medio, era el festival de la desgracia estética y moral, era el desfile de las mentes podridas de la televisión, era el imperio de Mario, sobre todo eso, el imperio de Mario. Cuando murió el abuelo habían 22 personas en el funeral. Mi madre me pidió que dijera unas palabras sobre el abuelo, que yo lo conocía más que todos de los que ahí estaban, pero me negué de inmediato. No quería decir nada sobre el abuelo, arisco y malhumorado. Nunca volví al cementerio, pero en estos días, cuando veo a Jaime Coloma y Rafael Araneda hablando de las 27 horas de amor por la televisión, me acuerdo a veces del abuelo.

17 comentarios:

mirantra dijo...

La teletón lo único que hizo fue perpetuar la imagen de Don Francisco, igual ganancias. Y la imagen que proyecta de personas distintas casi como inútiles y pobrecitos ha sido nefasta. Así no existe integración ni nada por el estilo.
Los abuelos son lo máximo con su imagineria de otro tiempo. Cuando el mio murió la iglesia estaba repleta y yo pensaba ¿de adónde habrá salido tanto gueón? Hubiera preferido despedirlo con 20 personas. Y dar un discurso, porque no, hubiera contado las correrias del viejo, que como buen hombre de su tiempo tenía por montones.

V dijo...

Sé que el tema no es la Teletón, aunque el viejo malhumorado parece ser otro y no el protagonista, e incluse que el protagonista paraciera ser el otro, el que aun no ha muerto y a este respecto me permito preguntar: ¿cuál es la fijación casi fetichista con Don Francisco?

Dr. Chapatín dijo...

Compré algunos muebles a su abuelo. Un gran hombre malhumorado. Una silla Luis XVI y una mesita de lingue. Antes de morir mi mujer, alejados el uno del otro por problemas que no viene al caso referir aquí, ella los vendió y depositó el dinero en la cuenta del Banco de Chile. 24.500-03 Si la memoria no me falla.
Suyo,

Toro dijo...

mirantra y Vale: saludos

Dr chapatin: que bueno que haya conocido al abuelo. ¿no le parecía una persona realmente mezquina? hay una anecdota: en 1984 el abuelo vio a Mario Kreutzberger en la avenida Carabineros de Chile. El abuelo no hizo nada y siguió caminando, pero esa noche, a eso de las 9,lo escuché llorar a través de una puerta, no se si realmente lloraba o jadeaba, pero la cosa es que el abuelo emitía un sonido que yo interpreté como llanto. Al día siguiente le pregunté si había estado llorando como un marica, él me insultó y me dijo un par de cosas bien hirientes.

Pablo Rumel Espinoza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr. Chapatín dijo...

Un gran tipo por donde se le mire, su abuelo. Sólo una gran persona sabe decirle cosas hirientes a su nieto. Su prosa y su temperamento vendaválico demuestran que valió la pena.
Suyo,

Cabro Gamarra dijo...

A mí me gustaría jalar con Don Francisco, y tomar sopa con su hijita, la gorditaesa¿como se llama?

bellaco dijo...

de alguna manera este blog: http://www.sconf.cl/axolotl/?p=668 representa a Don Francisco.
saludos

PARA TORO dijo...

Primero lo escuché recitando un poema de Bukowski chilenizado, que él mismo había traducido, en un parque de Santiago, pasada la medianoche; todo el mundo borracho por las calles. No lo vi, yo estaba de espalda y sólo escuché su voz frenética que omitía vocales para aumentar la velocidad; le puse atención porque primero dijo “poema” y luego “pico”, lo que me pareció atractivo. Vino entonces un verso que se caló en mi cabeza, un poco por culpa de la marihuana y otro poco culpa del alcohol, decía así:
"y suavemente enjuago con jabón los pelos de la zorra". Había que tener coraje.
Cuando me di vuelta ya no había nadie. Esa noche soñé que me encontraba con él en una casa desconocida de algún barrio de Talca o de Milán, mientras escuchaba música yo me metía a su pieza y le hablaba de juegos, de cualquier juego, de pasar, de ceder el turno. Él no me prestó atención hasta que le ofrecí sexo. Le dije que d.a.levy decía que las mujeres se morían por relacionarse con poetas y que yo sentía, como mujer, que eso era cierto. Se volteó y al fin vi su rostro, se parecía a alguien que conozco que tiene el mismo apellido. Tuvimos sexo y mientras me penetraba le pedí que me recitara algo de Lamborghini. Dijo que no conocía nada de memoria, pero que me podía narrar ese capítulo de Los Detectives Salvajes donde hay una mina que lee a Sade y se calienta. No es lo mismo, dije y eyaculó.



Desperté con la extraña sensación de haber vivido aquello y preguntándome si no me habría estado masturbado con algo mientras dormía. Volví al parque porque tenía la loca idea de que me iba a encontrar con ese poema de Bukowski que tanto me había llamado la atención y con el nombre del traductor, por último, al pie de la hoja. No estaba. Busqué en el basurero; tampoco. Caminé un par de cuadras a la redonda por si acaso, pero nada. Pensé en ponerme a gritar pico y zorra en la misma banca por si alguien más lo había escuchado, pero era obvio que si me decían algo no iba a ser: ah, ese es un poema de Bukowski chilenizado. Iba a ser peor. Fui a mi casa; dormí. Soñé que celebraba un cumpleaños bajo una parra y que habían conejos muertos en el piso. El poema de Bukowski se llamaba “The Shower”



Jamás se me hubiese ocurrido que dos años después nos íbamos a encontrar vagando en El Tabo. Fui a la playa a fumarme un pito y escuché de repente a un tipo medio borracho o drogado, qué sé yo, recitando los versos que había escuchado antes en español y tantas veces en inglés. Me acerqué a él, leyó el poema de nuevo, leyó otros, dijo que él mismo los traducía al chileno. Me contó que se había quedado sólo por culpa de la poesía y mientras me leía un cuento suyo se puso a llorar. Dijo que siempre hacía lo mismo, que iba a correr. Botó los poemas y siguió llorando. Recogí las hojas del suelo, y me las llevé a mi casa. El poema en español se titulaba “La ducha”.

Anónimo dijo...

No es simple y cuesta entender cierta cosas que nos llama la atencion es logico por que son cosas que nunca hemos experimentado pero al no experimentar por asuntos personales no tiene derecho a opinar por que no se ha informado. por cierto el abuelo que menciona en este relato absurdo poco etico y moral me llama la tencion el recentimiento social del pobre homo sapiens de las estupideces que decia es por eso que se murio a lo mejor con sus ideales tonto pero era asi. La teleton para los que creen que es una estupides les diria que se informe acerca de lo que pasa por una cuestion de cultura y no justificarse de estupideses de los demas que lo unico que hacen es aruinarse mas de que lo estan el ser humano es perfento a los ojos de Dios pero inperfecto en sus propios ojos ayudar y entender por que se hace estos toma 2 minutos solamente depende de ustedes no lo creo pero pueden hacer la prueba. Ese nieto del abuelo solo me queda decirle que lastima que dios te dio vida ya que no existe al hablar asi mofarte como lo hace no tiene perdon de nadie, hablas de lleno por que creo que lo tienes todo pierna, brazo, pero no tiene cerebro aparte eres un inmaduro que no sabe por que existe haszte esa preguna y para terminar la teleton es un obra que no solamente se recauda dinero si no un pais se da cuenta que es verdaderamente amar y acuerdate que todos los dias son diferente que algun dia caera alli por cualquier cosa y pediras disculpa por tu ignorancia

Toro dijo...

señor anonimo: la verdadera cuestión cultural acá ( que es extendible a toda la educación chilena)es su forma de redactar. aprenda los que son las comas, los puntos, el ritmo del relato, al final es peor para usted porque NO SE ENTIENDE LO QUE DICE

Eso por un lado, por el otro está la intolerancia de personas como usted, que piensan que la teletón es algo a lo que todos debiéramos caer rendidos de amiración. No señor. NO SE EQUIVOQUE. Nada contra la recuperación de niños. El abuelo, tal como usted dice, era una persona muy resentida pero también muy inteligente. El entendió desde un principio lo asqueroso de la pretensión corporativa de la teletón, del lavado de imagen que hacen los empresarios, que milagrosamente se convierten en ángeles caritativos cuando en sus empresas abundan los abusos laborales,la subcontratación y lo sueldos miserables, y además aportan una cantidad ridicula de dinero, algo así como el vuelto del pan de los grupos económicos. el desfile oportunista de personas de la farándula, en fin, la HIPOCRESÍA que se viste de caridad. una serie de cosas que, para el abuelo, representaban lo peor de nuestra cultura.

igual gracias por comentar, se agradece el punto de vista, ya que hata el momento habían comentado puros anti-teletón.

Toro dijo...

errata: "admiración" "hasta"

Toro dijo...

a todo esto, que maravilla que haya perdido chavez! o no compañeros?

cr dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dr. Chapatín dijo...

Respete el duelo de los mayores, señor Toro. Chávez es lo único que nos va quedando.
Ustedes los jóvenes, en cambio, pueden seguir creyéndole a Álvaro Vargas Llosa.
Suyo,

Pablo Rumel Espinoza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
paratoro dijo...

Hun saludo para el hanonímo.



Cheers, dear Pablo.