viernes, 15 de agosto de 2008

Sardinas
del “diario del abuelo”
Abril, 1984

"A mi fue Gunther quien me inició en el credo nacional socialista, Eramos jovencitos y Gunther un muchacho tímido, para nada violento, un hombre que tenía sus dudas con respecto al credo pero que lo defendía, lo defendía y lo intelectualizaba. Yo me rendí rápidamente a las bondades del credo, pero Gunther soñaba con ser un artista, un pintor o un escritor de novelas. Aún así, Gunther tenía sus arranques de violencia. En 1937, lo vi azotando a un comunista en una barrida de los camisas pardas en la Talenstrasse, con una violencia inusitada en Gunther, que le pegaba en las rodillas a un comunista, hasta que se escuchó el quebrar de los huesos, un rechinar espantoso de las rodillas y la tibia, y ese fue uno de los momentos gloriosos de mi infancia...".

"Cuando el Reich se alzó en el poder, Gunther estaba triste. Era como si Gunther no validara el credo desde el poder, como si sólo desde la oposición al poder se pudiera ser realmente puro. A Gunther le interesaba la pureza. Hay que ser puro, decía. Hay que ser limpio. Una vez se acercó a un jovencito vendedor de diarios y le dijo: Hay que ser puro, chiquillo. El niño no supo cómo responder. A mi me gustaba la idea del Fuhrer en el poder. Me parecía una buena oportunidad de afianzar el corporativismo. Yo creía mucho en el corporativismo y odiaba a los comunistas. Yo había nacido para apalear comunistas, pero Gunther no creía en el Reich asentado en el poder, no señor, el no creía en eso...".

"A Gunther los SS los molestaban por sensible, por marica. Era Gunther un tipo de movimientos afeminados, pero no en un sentido homosexual, señores, sino en el sentido más preclaro de la elegancia masculina. Gunther no creía realmente en el credo, y he ahí el motivo de su eterna fragilidad. Una noche estábamos torturando a un gitano en el matadero. Nos divertíamos con los fierros calientes y ciertas experimentaciones testiculares. El humo de puros y pipas de tabaco se confundía con el hálito asqueroso de ciertos compañeros borrachos, y yo me ensañaba con el gitano, a puro fierro caliente, así como dios manda. En algún momento Gunther se retiró de la sala. Lo vi salir apurado, como si estuviera a punto de vomitar. Salí a buscarlo y lo vi encorvado, sentado en el piso y con la espalda encorvada, apoyándose en la muralla, aspirando un cigarro y con la mirada hundida en el piso. Me acerque con lentitud, me pare frente a él . Su mirada estaba hundida en el piso. El gitano está calientito, hermano, le dije a Gunther, creyendo que eso lo entusiasmaría. Levantó la vista y me dijo: somos como sardinas. Eso me dijo. Y antes que yo pudiera responder a eso ( ¿pero cómo se podía responder a eso?) Gunther dijo: Voy a ser un escritor de novelas"

"Cuando se comunicó oficialmente la entrada del frente Ruso, nos escapamos a ciudades diferentes. Yo partí a Colonia. Gunther a Frankfurt. Quedamos de juntarnos en una posada en las afueras de Colonia, pero Gunther nunca llegó. Y así pasó: nunca más volví a ver a Gunther. Antes de partir hacia Estados Unidos, como un inmigrante de mierda, ataqué a una tropa de judíos comunistas que se creían ya libres, los ataqué con un machete en las afueras de Colonia. Y cuando llegué a Estados Unidos me instalé en Los Ángeles, tras contactar a otros compañeros exiliados que eran bienvenidos en ciertos barrios de Venice Beach en los que había una simpatía por el nacionalsocialismo, o más bien un desprecio generalizado por los negros, y ahí, en esos alojamientos clandestinos, se podía vivir bastante bien. Pero no había limpieza.
No había esa limpieza de la que hablaba Gunther, mi amigo Gunther, allá en la patria, en los años previos al Reich"

7 comentarios:

Anónimo dijo...

que paso con gunther? no habra escrito el tambor de hojalata?

buena la historia.

Dr. Chapatín dijo...

La delación ya no es lo mío. Pero lo vi, a Gunther, en Iztapalapa, caminando solo rumbo al cerro de la estrella. Lo seguí algunas cuadras, entre cihuatl y loma linda, pero pronto me quedé sin aire. Se veía sano y fuerte: Es probable que nunca haya escrito una sola palabra.

Anónimo dijo...

necesito comunicarme contigo

mandame un mail owned.pwoned@gmail.com

Anónimo dijo...

se me olvidaba mi nombre es richard soto

Juan dijo...

Go Toro.

Anónimo dijo...

bilis hoy miércoles a las 21 horas... en dondeeltommy..irarrázaval al llegar a holanda... plaza ñuñoa... desciende del parque arauco y veámonos. león

Anónimo dijo...

gracias a Dios por intiresny